Polanco a Tepoztlán, primer intento fallido

Empezamos a tomarnos en serio el viaje de Camino de Santiago y estamos tratando de hacer viajes acá en México que más o menos tengan el nivel de exigencia que vamos a tener en España. Así que intentamos irnos desde la ciudad de México hasta Tepoztlán siguiendo la ciclopista que es la ruta que seguía el antiguo y desaparecido ferrocarril a Cuernavaca.
El tema es que de Polanco a Parres es una subida muy tranquila pero interminable!! Como 45kms aproximadamente. Inicié la travesía con ansia de comerme al mundo y llegó un momento en que se me fundieron las piernas, especialmente la izquierda que tengo operada de la rodilla y que aún no termina de recuperar por completo la fuerza que tenia antes de la lesión.
En este viaje me di cuenta de muchas cosas:

  • No tengo tanta condición como yo creía. Aún cuando hago ejercicio, juego futbol, escalo y la manga del muerto… andar en bici requiere un tipo de resistencia que yo no tengo.
  • Tengo que meterme al gimnasio a hacer pierna, mucha pierna.
  • El Abuelo… una de dos, o se dopó y no compartió los esteroides o de plano esta en otro nivel. Debo decir que se la paso esperándome durante la mitad del camino de subida.
  • Tengo que poner especial atención en que voy a llevar al viaje. Tomar sabiduría de esa gran máxima de los expedicionaros: “Puedes llevar al viaje lo que quieras pero tu lo vas a cargar”.
  • Mi bici es una porquería.
Únicamente llegamos a Topilejo y nos regresamos, nos faltó poco para llegar a Parres. De ahí ya era pura bajada a Tepoztlán, pero el Abuelo que es más sabio por viejo que por abuelo me dijo:
“En la bici como en la escalada la mayor parte de los accidentes suceden en la bajada”
Nos faltaban aún como 5 kms de subida pero ya no me daban más las piernas así que me raje y nos regresamos. No esta bueno exponerte a una lesión nada mas por el orgullo de haber llegado.